De ciclo a ciclo, ¡Feliz año nuevo!.

El año nuevo más allá de la fiesta, la cena, los abrazos y buenos deseos, es una excelente oportunidad para resetear la vida. Para hacer un balance y trazar una dirección clara rumbo a la plenitud. Aprovechamos entonces para hacer una lista de propósitos que rara vez se cumplen por quedarnos en la superficie.

Al más puro estilo del Modelo de Semiología de la Vida Cotidiana, en este taller los participantes realizan un cierre de ciclo real y objetivo. Un amoroso balance de lo experimentado sacando todo el provecho al ciclo que se cierra para entonces sí, realizar una valoración y diagnóstico de su proyecto de vida, un análisis de los deseos distinguiendo los genuinos de los falsos deseos. Reflexionando sobre el para qué de cada deseo y de cada propósito. Descubriendo las verdaderas razones del constante autosabotaje, terminando el taller con una ruta clara, genuina y viable con todo el entusiasmo que reporta tal claridad. Manifestándose la única motivación real, la motivación que surge del ser, del verdadero sentido de lo que hacemos. En realidad en este taller se aprende a cerrar ciclos y a conectar con el siguiente lo cual es útil para cualquier cierre de ciclo de la vida que por cierto, es la forma en la que la vida ocurre. Asimilando experiencias y cerrando ciclos.